· 

Épico triunfo de Croacia

Los balcánicos dieron vuelta la desventaja inicial, derrotaron 2-1 a Inglaterra y consumaron la hazaña de alcanzar la final.

¿Quién lo hubiera imaginado hace menos de un mes? Croacia pasó de probable cuartofinalista (con suerte y viento a favor) a derrotar a los favoritos ingleses y clasificarse para disputar el partido decisivo ante Francia. Una verdadera hazaña para un país joven, sufrido, pequeño y con una población de apenas cuatro millones de habitantes. Pero con mucho orgullo y una gran selección de fútbol, desde ya.

El partido arrancó a pedir de Inglaterra. A los cinco minutos, Trippier ejecutó con precisión un tiro libre y Subasic, algo lento en su reacción, la vio pasar a la red. La pelota parada, una vez más, le daba buenos réditos a los británicos, que pasaron a manejar el trámite en base a su estilo directo. Así, Harry Kane tuvo el segundo gol dos veces en la misma jugada, pero el arquero croata se reivindicó y evitó lo que podrá haber sido el golpe de gracia para su equipo.

En la segunda mitad, Inglaterra fue cediendo la iniciativa y Croacia, de la mano de Modric, Perisic, Rakitic y Mandzukic, pasó a comandar las acciones. Y a los 23 minutos, Vrsaljko mandó un centro largo desde la derecha, Perisic se anticipó a Walker y la mandó de un suelazo a la red: uno a uno. Los británicos sintieron el impacto y otra vez Perisic, en dos ocasiones, tuvo el gol en sus pies, pero falló en la definición (en la primera, la pelota pegó en el poste izquierdo de Pickford).

Ya en el suplementario, cada equipo tuvo una chance clara: Vrsaljko despejó de cabeza, en la línea, un cabezazo de Stones y Pickford se jugó la vida ante una entrada de Mandzukic. Y fue precisamente el delantero de la Juventus quien, a los 4 minutos del segundo tiempo, aprovechó una pelota perdida en el área inglesa para batir a Pickford con un derechazo cruzado. Gol, triunfo y delirio croata en Moscú. En un partido cerrado y parejo, los balcánicos tuvieron lo que a Inglaterra siempre le falta: garra y corazón. Por eso, son los merecidos finalistas del Mundial y el domingo irán por la gloria ante Francia.