· 

Y Bélgica lo hizo, nomás

Los Diablos Rojos confirmaron su candidatura al bajar a Brasil, el favorito de todos. Ahora, en semifinales, enfrentarán a Francia.

¡Qué triunfazo logró Bélgica en Kazán! Ante un Brasil que ya empezaba a transformarse en el candidato lógico de la mayoría, los Diablos Rojos dieron el gran golpe y se metieron en semifinales. Con Courtois y Hazard como figuras, muy bien apuntalados por De Bruyne y Lukaku, le mezclaron los papeles al Scracht y lo dejaron afuera de la Copa del Mundo.

El primer gol belga tuvo el guiño de la suerte: a los 13 minutos, en un tiro de esquina Kompany no llegó a cabecear, la pelota pegó en el brazo derecho de Fernandinho y llegó a la red. Diecinueve minutos más tarde, la sorpresa se hizo mayúscula: Lukaku armó un jugadón de contraataque, le cedió el balón a De Bruyne y el colorado metió un hermoso derechazo contra el palo derecho de Alisson.

Desesperado, Brasil salió a quemar las naves en la segunda etapa y creó numerosas chances de gol, aunque también cada contra belga lo ponía contra las cuerdas. A los 31 minutos, el ingresado Renato Augusto derrotó a Courtois con un cabezazo milimétrico y agregó todavía más emoción. En el último cuarto de hora, los de Tite encerraron a su rival y le crearon tres chances clarísimas de gol, pero no pudieron concretarlas. Así, de un modo soprendente, Bélgica bajó al candidato más firme, igualó su mejor performance mundialista y va por más. Por la gloria.