· 

Inglaterra, en un final infartante

Tras sufrir la igualdad colombiana sobre el cierre de los 90 minutos, los británicos se impusieron en la definición por penales.

Inglaterra pasó de la alegría al estupor y de la tristeza a la euforia en poco más de media hora. Tras tener el partido controlado -y casi ganado- gracias al penal que Harry Kane convirtió a los 57 minutos, los dirigidos por Gareth Southgate recibieron un mazazo a los 90 minutos con el empate -de cabeza, cuándo no- de Yerry Mina. El tiempo suplementario transcurrió sin novedades y en la definición por penales los ingleses recuperaron la alegría al imponerse por 4 a 3. De esta forma, el seleccionado británico vuelve a acceder a los cuartos de final tras doce años, y va por más. Su próximo rival será Suecia, en Samara.