· 

Croacia se portó bien

Pese a jugar con muchos suplentes, los balcánicos derrotaron a Islandia y le dieron una gran mano a la Argentina.

Argentina necesitaba no solo ganarle sí o sí a Nigeria, sino que Islandia no derrotara a Croacia. Y si lo hacía, que fuese por una diferencia menor a la obtenida por los de Sampaoli ante los africanos. Zlatko Dalic, DT balcánico, metió mano fuerte: como su equipo ya estaba clasificado, alineó a nueve jugadores habitualmente suplentes para enfrentar a los vikingos. La apuesta le salió bien, porque Croacia ganó (no sin susto) 2 a 1, obtuvo el grupo D y evitó el cruce con Francia en octavos. Y, sobre todo, porque despejó el camino para que la Argentina, con sufrimiento, lo acompañase a la siguiente fase. Muchas gracias, Croacia...