· 

Un baile inglés

Con un hat trick de su capitán y goleador Harry Kane, el equipo dirigido por Gareth Southgate goleó con facilidad a Panamá.

Fue tan fácil que apenas tuvo emoción. Al menos para Inglaterra, que en un abrir y cerrar de ojos llenó de goles el arco de los centroamericanos y consiguió la anunciada clasificación para los octavos de final, junto a Bélgica. Harry Kane, el temible centrodelantero del Tottenham, anotó por triplicado a los 22, 45 y 62 minutos (los dos primeros, de penal). Los otros tres tantos del 6 a 1 los marcaron Stones (2, ambos de cabeza) y Lingard. La poca emoción que tuvo el partido la puso Felipe Baloy: a los 78 minutos anotó el descuento y todos los panameños lo celebraron como un campeonato. Para ellos, su primer gol mundialista había sido todo un acontecimiento. El próximo jueves, en Kaliningrado, Inglaterra definirá el primer puesto del grupo G ante Bélgica.