· 

España cumplió sin lucir

Con un gol de carambola de Diego Costa, el equipo de Fernando Hierro derrotó al siempre duro Irán.

España sabía que Irán se iba a encerrar sistemáticamente en su área, y que para superar ese cerrojo debería apelar a sus mejores armas: toque, circulación de pelota y paciencia. Lo intentó durante todo el primer tiempo, pero con imprecisiones y escaso punch. En la segunda etapa, un gol que Diego Costa convirtió con la fortuna de su lado le abrió el camino. Sin embargo, siguió con pocas luces y sufrió hasta el pitazo final. La victoria le despejó mucho el camino hacia la clasificación, pero España sabe que deberá mejorar bastante para aspirar a ganar la copa.