· 

Irán, de agonía

En tiempo de descuento y con un gol en contra, los persas lograron su segundo triunfo en Mundiales.

En el partido entre las dos selecciones más débiles del grupo B, Marruecos tuvo más la pelota pero no logró desnivelar.

Irán tuvo su premio cuando el partido se moría: Haji Safi ejecutó un tiro libre desde la punta izquierda y el marroquí Aziz Bouhaddouz, de cabeza, batió a su propio arquero. ¡Increíble!